historia de Casona Ibera

Vivi nuestra historia

Nuestra Casona

Alrededor de 1945 la Colonia Carlos Pellegrini, localidad perteneciente al Departamento General San Martín de la Provincia de Corrientes, era un pequeño poblado 400 habitantes, a la vera de la Laguna Ibera – una de las tres más importantes entre 60 lagunas aproximadamente, que conforman, con esteros, bañados , arroyos y riachos, el ecosistema de los Esteros del Iberá.

La economía del lugar, estaba signada por la explotación ganadera, llevada a cabo por grandes estancias, y alguna insipiente agricultura, básicamente arroceras. Este poblado, tenía como único medio de comunicación con el sur de la provincia, a través de una balsa, que sorteaba los 1200 metros de costa a costa en la parte más angosta de la laguna.

La balsa, tenía su muelle, en el lugar que ahora se emplaza el Cámping Municipal, y de dicho muelle continuaba la Ruta 40, que la comunica con la región noreste de la provincia. Desde dicho muelle, como circulando hacia el poblado, estaba situada un almacén de ramos generales, donde hoy se emplaza Casona Iberá, alrededor de los años 1940 a 1950, su propietario un ganadero de nombre Hipólito Regidor, explotaba en dicho lugar, su almacén de ramos generales, carnicería, barraca de acopio de cueros vacunos y de la fauna silvestre, y por si fuera poco, también tenía a su cargo el Registro Civil de la colonia.

El terreno del fondo da con la Laguna Iberá, donde existía un canal –del que quedan vestigios- por el que accedían los mariscadores (cazadores), con sus canoas llenas de cueros silvestres para venderlos en la barraca y aprovisionarse de municiones, algunas mercaderías comestibles, tabaco y agua ardiente, y luego internarse nuevamente en los esteros por otros 10 o 15 días. En el año 2003 estando la construcción destruida por el paso del tiempo y estado de abandono de parte de sus entonces dueños, fue adquirida en compra por Federico Obieta, y remodelada conservando su rusticidad, convirtiéndose en un albergue para turistas que deseen conocer esta parte de los Esteros del Iberá.

Siendo sus comodidades de alojamiento 8 habitaciones dobles con baños privados; una sala común, con televisión satelital y señal de internet; un quincho amplio; piscina, y muelle propio.- Cuenta con amplias galerías, y un parque rodeado de vegetación autóctona que ofrece un marco agreste, típico de los esteros que permite a sus visitantes percibir en toda su dimensión esta maravilla natural. “CASONA IBERA” es un lugar privilegiado, que conserva casi inalterable este sitio ecológico, que hoy brilla en el mundo –como sus aguas-, y está abierto a todo aquel que desea visitarlo, inspirando nuestro slógan: “La naturaleza te espera…”

Ilustramos con tres (3) fotografías que traducen en alguna medida la historia del lugar:

A) El viejo almacén de ramos generales -en ruinas-;

B) La construcción del pedraplén en el año 1969 -que une Mercedes con Carlos Pellegrini-;

C) Una reunión de familia típica de vecinos de la zona –Don Félix Segovia, Jefe de la Comisaría de Colonia Carlos Pellegrini, junto a su esposa Jacinta Segovia -Encargada de la Estafeta del poblado- y su hijos (1969)